Un vino de Francia traído desde la Estación espacial Internacional, estará en venta.

Curiosidades 04 de mayo de 2021 Por Operador1
La botella pertenece a una cosecha del 2000 y permanecio 14 meses en la Estación espacial. Será la botella de vino más cara jamás vendida, consignó la agencia de noticias AFP.
descarga
Vino francés Petrus, cosecha 2000 pasó 14 meses en el espacio.

El vino que fue enviado a la EEI en Noviembre de 2019, fue puesto en venta por la casa de subastas Sotheby's, que estima su precio en un millón de dólares.

Su nombre a la venta es Petrus “Espacial” y se vende en una caja fuerte secreta hecha a mano en Francia luego de 900 horas de trabajo. ; la botella se esconde tras un sistema solar inspirado en Julio Verne, y la caja se abre con un mecanismo ligado al universo de Star Trek.

Viene acompañada de otra botella de Petrus "terrestre", un sacacorchos confeccionado a partir de un meteorito, copas y un decantador.


La misión de transportar el vino forma parte de 6 experimentos de la nueva empresa Europea Space Cargo Limited, que investiga el futuro de la agricultura y los alimentos en la tierra.


Tests realizados por 12 profesionales del vino y científicos del Instituto de Ciencias de la Viña y del Vino de la Universidad de Burdeos mostraron que el Petrus sigue siendo "un gran vino" luego de su estadía en el espacio.

No obstante, tras una degustación a ciegas, encontraron diferencias "notables" de color, aroma y sabor entre la versión celestial y la terrestre.

Los ingresos obtenidos de la venta serán destinados a financiar próximas misiones espaciales centradas en la agricultura.

El Petrus "espacial" es ofrecido en una caja fuerte secreta hecha a mano en Francia por Les Ateliers Victor, que requirió 900 horas de trabajo; la botella se esconde tras un sistema solar inspirado en Julio Verne, y la caja se abre con un mecanismo ligado al universo de Star Trek.

El récord de la botella más cara del mundo lo ostenta un Romanée-Conti de Burgoña cosecha 1945, vendido a 558.000 dólares en Sotheby's en Nueva York en 2018.

El Petrus no será subastado sino que será objeto de una venta privada.

Mediante esta operación el precio y el comprador no son revelados a menos que este último lo autorice.

Te puede interesar