El sistema escolar tradicional se encuentra en crisis

Actualidad 11 de marzo de 2021 Por Operador1
El sistema educativo vigente se inició en 1884 y se mantuvo desde hace 150 años sin reformularse. Hoy, en época de pandemia, la educación tiene el desafío de modificar sus cimientos y pensar en un nuevo sistema.
Captura

Desde 1884 el sistema educativo tuvo como pilares fundamentales del sistema educativo la presencialidad y el sincronismo. hoy en estos nuevos tiempos, ambos pilares se ponen en duda porque no se puede sostener una presencialidad segura.

Muchos educadores a lo largo de los años, han puesto en duda el sistema educativo tratando de modificar sus bases y reformulando para una mayor inclusión pero nunca se puso en duda la no presencialidad.

en la actualidad, los desafíos son enormes pero sin dudas se cuenta con los recurso que antes no: una nueva era digital que llegó a manos de las mayorías.

El objetivo está puesto en cómo sostener la virtualidad y repensar esas nuevas formas de educar, incluso para quienes no tienen acceso a internet.


El virus nos encontró mal preparados y desprevenidos, pero lo hizo en un momento en donde tenemos la oportunidad histórica de, por primera vez, avocarnos al diseño de ese plan B, de base virtual, que el sistema educativo podría utilizar.

Mientras anhelamos que la actual presencialidad atada con alambres e inundada de protocolos se mantenga, tal vez deberíamos en paralelo dedicar material gris para diseñar un sistema alternativa de base remota, bajo los supuestos de la nueva normalidad.


Las tendencias globales venían exigiendo cambios en el sistema educativo. Las de mayor impacto para la educación son: la transformación tecnológica (cuarta revolución industrial), la profundización de la interconectividad, la evolución demográfica y el cambio ambiental. En consecuencia, para enfrentarlas y desarrollar en los estudiantes las competencias requeridas es necesaria la adaptación del sector educativo iniciada en las últimas décadas.

La aparición del COVID-19 exigió la pronta respuesta del sistema educativo a todos los niveles. Esto no fue fácil para un sector que siempre ha buscado verdades y certezas, y que ha considerado que su papel en la sociedad debe ser transmitir los conocimientos establecidos y confiables. En un mundo cambiante e incierto, debemos transformar este paradigma y lograr un sector flexible que responda a las señales que aparecen en la sociedad.

Te puede interesar