Los cambios que propone la AFIP en el monotributo

Actualidad 09 de marzo de 2021 Por Operador1
La cámara de diputados comenzara a tratar el proyecto en esta semana. El proyecto se apunta a ayudar a la clase media.
Captura


La Administración Federal de Ingresos Públicos se apunta a ayudar a la clase media, proponiendo dos herramientas.

La primera , para los que luego de la suspensión de la exclusión que comenzó en octubre de 2019, y que aún se mantiene, deberán afrontar una deuda devengada muy importante. La segunda, para el largo plazo, es un nuevo régimen que haga que el pasaje de monotributista a autónomo sea más simple y menos costoso.

El proyecto de ley establece que aquel monotributista que se haya pasado hasta un 25% de la facturación se les va a ofrecer la oportunidad de volver a la categoría del monotributo. En el caso de que el exceso de ese 25% sea anterior al 31 de diciembre de 2020, va a poder computar 50% del crédito fiscal presunto. Si así fuese, para un monotributista que se pasó en un 40% la ecuación quedaría con que sin esta norma deberá afrontar una deuda de 1.360.000 pesos pero que, de aprobarse, deberá enfrentar un pago de 649.882 pesos.

En las próximas semanas las comisiones de la Cámara de Diputados comenzarán a debatir el proyecto de ley que envió la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que modifica el estado de situación de monotributistas que deberían pasar al régimen de autónomos y que acumularon una exuberante deuda en estos meses de recesión.

 

El proyecto de ley que ingresó en el mes de enero al Congreso se sumaría a las mejoras en la escala de Ganancias y apunta a un sector de la clase media ya que propone dos herramientas. La primera, para los que luego de la suspensión de la exclusión que comenzó en octubre de 2019, y que aún se mantiene, deberán afrontar una deuda devengada muy importante. La segunda, para el largo plazo, es un nuevo régimen que haga que el pasaje de monotributista a autónomo sea más simple y menos costoso.

En el primero de los casos el proyecto de ley establece que aquel monotributista que se haya pasado hasta un 25% de la facturación se les va a ofrecer la oportunidad de volver a la categoría del monotributo. En el caso de que el exceso de ese 25% sea anterior al 31 de diciembre de 2020, va a poder computar 50% del crédito fiscal presunto. Si así fuese, para un monotributista que se pasó en un 40% la ecuación quedaría con que sin esta norma deberá afrontar una deuda de 1.360.000 pesos pero que, de aprobarse, deberá enfrentar un pago de 649.882 pesos.

El proyecto tiene consecuencias en tres puntos:

Procura aliviar la carga de los contribuyentes que son excluidos del Régimen Simplificado que al pasar al Régimen General acumulan deudas fiscales muy difíciles de afrontar. Es importante tener en cuenta que en muchos casos el tiempo transcurrido entre la causal de exclusión y el momento en el cual el contribuyente toma conocimiento que incumplió algún requisito para continuar siendo monotributista puede ser mayor a un año.
Genera un puente entre el Régimen Simplificado (RS) y el Régimen General (RG), con la intención de resolver uno de los problemas más complejos del monotributo: la diferencia de la carga tributaria entre ambos termina actuando como una traba para que los contribuyentes asuman la transición entre ambos regímenes. Los beneficios asociados al puente son mucho más extensos (beneficios fiscales por tres años) para aquellos que pasen voluntariamente al RG, con el objetivo de inducir al contribuyente a no esperar a ser detectados por la AFIP para cambiar de régimen.
Resuelve un problema transitorio de actualización del monotributo durante 2021, como consecuencia de la suspensión del índice de movilidad provisional, que es el previsto en la normativa vigente para su actualización. En este aspecto, además, el proyecto contempla la forma de resolver la actualización retroactiva al primero de enero minimizando los inconvenientes que podría acarrear a los contribuyentes.

Beneficios
Respecto de los beneficios, el principal es la reducción en el IVA a pagar a la AFIP en los tres primeros años en el Régimen General (50%, 30 % y 10%, en cada año.

El contribuyente que fue excluido del Monotributo se ve beneficiado con  el reconocimiento de créditos fiscales. El que ingresa voluntariamente al RG se beneficia con la reducción en el IVA pagar en los 3 primeros años.

Cómo aspectos desfavorables (y no es un dato menor) se perjudica con una mayor carga administrativa e impositiva que se traduce en un costo laboral/honorarios que debe asumir. Debe presentar IVA Digital y la declaración jurada mensual de IVA y anualmente la declaración jurada del Impuesto a las Ganancias.

Ahora bien, queda la parte más complicada y es la evaluación de la conveniencia (o no) respecto del traspaso voluntario.

En el Monotributo es un importe fijo y es independiente del margen de utilidad.

En el Régimen General, lo que uno debe pagar de Impuesto a las Ganancias depende del margen de utilidad y de los gastos. El IVA es neutro (cobro con IVA, descuento lo que pagué y el saldo se lo pago a la AFIP).

También hay que tener en cuenta que esos costos y gastos (la proporción porcentual) varían en el tiempo y el modelo o esquema que uno pueda armar para evaluar es una aproximación, pero no es exacto.

Te puede interesar