La ultima convocatoria del 10

Actualidad 25 de noviembre de 2020 Por Operador1
A los 60 años, se fue Diego Armando Maradona. Vive la plata quiso despedirlo como se merece.
1

Lo quisieron parar, pero la convocatoria estaba hecha y el nunca falta a un partido. 

El don de la genialidad se les regala a muy pocos y el precio es muy caro. Al que mucho se le da, mucho se le demanda. 

La vida de Maradona es digna de recordarse por su intensidad, sus extravagantes anécdotas y leyendas, su indudable pasión por el futbol y aun por la relación cercana que tuvo con varios personajes históricos, entre ellos Fidel Castro, con quien comparte la fecha de partida del mundo de los vivos. 

A pesar de las controversias, la imagen de Diego en los corazones de los argentinos es la de un pibe de Fiorito que se muestra esbelto, con el pecho inflado y su cabellera llena de rulos, haciendo sus bellos e inmortales jueguitos con la Caprichosa, danzando en medio de las patadas, regates gloriosos y el arte de ser el mejor jugando a lo que todos soñamos, al menos una vez, jugar. Al futbol. Eso que para Diego significo esperanza, escape y sueños.

Si de algo estamos seguros, es que Diego lo dio todo. Pago con creces su talento. 

Don Maradona, brillo compartiendo su gloria con nosotros. Y ahora mismo, tanto el agradecimiento como la tristeza se sienten en el aire de toda la Argentina.

Esto que tan inesperado, aunque no poco pronosticado, un día simplemente paso. 

Como el ladrón llegando por la noche, la noticia derrumbo a más de un profesional al aire y el solo ver las reacciones de gente preparada para afrontar este tipo de situaciones, llorando desconsoladamente por escuchar la confirmación de la muerte del 10, nos pinta de cuerpo entero la importancia de Maradona para todos nosotros. 

En mí, me queda el remordimiento de no conocerlo, por no haber tenido esa temeridad con la que Diego vivió.

¡¡¡ Diego y 10 más, contra todos los que rayen!!!

Tuviera o no razón su denuedo era digno de la mitología. Porque a Diego no lo paraba nadie, Diego siempre jugaba cueste lo que cueste, aun roto, drogado, con resaca, gordo, con la FIFA en contra, con hambre en Fiorito, con el peso de tener que vencer y hacia magia, siempre hacia magia. 

Aquí estoy, mientras lo veo gambetear con los videos habituales, suena la canción con tono personal, “quisiera verte Diego para siempre” y un escalofrío me para los pelos, una lagrima cae al suelo.

 Lo convocaron del otro lado y nos lo quitaron. Y a Diego cuando lo llamas a jugar…

No lo pararon; ni con cuatro ambulancias. Tenia el partido más importante de todos pendiente y no se lo iba a perder.

Ahora lucirá la cinta de capitán en la cancha de los inmortales, junto aquellos grandes que alcanzaron la gloria. Pero en la memoria de miles quedara el recuerdo vivo del más grande jugador de toda la historia y aquellos gritos de gol que hicieron felices a millones de argentinos.

 Diego seguirá jugando siempre en nuestros corazones y en el de las generaciones futuras. 

Te puede interesar