Monopatines: el Concejo Deliberante busca regular su uso en la ciudad Bahienses

Actualidad 28 de diciembre de 2021 Por María Ruso
Desde Bahía Blanca, Juntos pretenden adecuar la ordenanza vigente para incluirlos en las leyes de tránsito. Uso de casos, carriles de circulación y seguro contra terceros pero solo como recomendación.
mono1

En medio del auge que se vive en la ciudad por la movilidad eléctrica y el uso de monopatines, el bloque de concejales de Juntos buscará avanzar con un proyecto de ordenanza para regular su uso en las calles bahienses.

   La iniciativa había sido presentada en mayo de 2020 y quedó sin avances hasta hoy, aunque pretenden reflotarla y establecer reglas y requisitos para su circulación: el más importante es que solo podrán usarlos los mayores de 16 años.

   La idea es comenzar a exigir el uso de casco, no permitir llevar acompañante, su circulación debe ser por el borde derecho de la calle, no circular en zig zag ni por las veredas, no circular detrás de camiones, colectivos o vehículos que impidan visibilidad y cumplir con todas las normas de tránsito establecidas para los rodados que circulan por la vía pública. Uno de los puntos más importante es que  debe ser obligatorio tener un seguro contra terceros en caso de que se haga un uso de servicio público y compartido o una actividad comercial, turística o de ocio con ánimo de lucro. Para el uso personal el Municipio solo recomienda la contratación del mismo pero no obliga. 

Tampoco se pedirá una licencia especial para conducirlos 

   "Los monopatines tienen prioridad de paso respecto de los automóviles, cuando estos últimos giren a derecha o izquierda para ingresar a otra arteria o cuando circulando los conductores de monopatines en grupo, el primero de ellos haya ingresado a la bocacalle", se afirma.

   Además establecen que lógicamente no se deben conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas, no circular haciendo uso del celular o sistema de comunicación y darle prioridad a los peatones en el paso. 

En otro tramo del proyecto se establecen los requisitos del vehículo; bocina y elementos reflactantes y luces delanteras y traseras. La velocidad máxima que pueden alcanzar es de 25 kilómetros por hora.

  Entre las ventajas de tener un vehículo de este tipo se puede mencionar que no se paga patente, ni seguro, por el tamaño se puede guardar en cualquier lugar y no necesita combustible. Además, se carga en la corriente eléctrica y tiene una autonomía de unos 20 kilómetros dependiendo del modelo.

   En contrapartida, algunos expertos en tránsito advirtieron que sus ruedas son pequeñas, la estabilidad mínima y esto, en combinación con cualquier superficie que no sea lisa, es un riesgo que corre el usuario.