Urgen cambios, gestión y capacidad para evitar riesgo en sociedad que confió en FdT

Política 14 de septiembre de 2021 Por María Ruso
Algo está mal en la Casa Rosada.
K4EYT5QW5BGBVO64RHJO37U2BU

La fuerza política que propuso a horas de ir a las urnas eliminar la indemnización de trabajadores se impuso ampliamente en las PASO. La persona que espió y endeudó a la Argentina fue parte de los festejos el domingo por la noche. Han pasado 24 horas desde los resultados de las Primarias y, a la luz de los acontecimientos, en el Gobierno parece que aún no decodificaron el patrón de la demanda de la votación contra el oficialismo. Urgen los cambios.
El presidente Alberto Fernández y los integrantes de la coalición gobernante necesitan fijar los ejes de capacidad, gestión y calidad de funcionarios para encarar los próximos 60 días hasta las elecciones generales del 14 de noviembre.

Esa fecha ya no será una encuesta “real”, todo lo contrario: marcará las nueva conformaciones del Senado y de Diputados. El control de la sanción de las leyes está en juego. Nunca imaginó esta situación el FdT.

Si las funcionarias y los funcionarios que no funcionan siguen en sus oficinas es una señal clara de inacción para enfrentar los problemas reales de la gente.

En la Argentina, teniendo en cuenta la debacle económica que dejó Mauricio Macri, cada mañana hay personas que salen a ganarse la vida o esperan conseguir empleo. En más de una oportunidad, desde sus barrios caminan hasta una avenida para tomar un colectivo y son víctimas de robos. Esto ocurre cuando los ministros que pertenecen a la misma organización política se divierten tirando epítetos desagradables unos a otros. Y nadie hace nada. Los responsables de las áreas de seguridad de la Nación, la Provincia y CABA declaran que los delitos bajaron. ¿Viven en esta tierra o las estadísticas fueron intervenidas?

El Gobierno prometió que iba a cuidar a los más vulnerables. “Encontraron” fuera del sistema a 9 millones de argentinos (al principio no tenían los datos y hablaron de 3 millones) cuando se declaró la pandemia. Se los asistió con tres IFE. Y el Estado se retiró. La regla en la pandemia era ayudar a las familias y pequeñas y medianas empresas. Cualquier contador y propietario de un emprendimiento puede dar fe que acceder a los ATP era una misión casi imposible.

Los números de la votación exhiben que el FdT perdió votos donde no debió perder. Aquellos sectores más fieles que siempre acompañaron al peronismo no concurrieron a votar o bien eligieron castigar, por ser abandonados. Las jubiladas y jubilados, una buena parte de este segmento, lograron acceder al beneficio merced a la política de Cristina. Son más de 6 millones en el país.

Los números públicos indican que los ministerios no están ejecutando en tiempo y forma los presupuestos asignados. Por ejemplo, el Ministerio de Desarrollo Social, el de Transporte y el de Turismo están por debajo del 50 por ciento al 10 de septiembre.

La “caja” del Estado creció por mayor recaudación de impuestos, que medidos interanual están por encima de la inflación. Y los gastos destinados a pago de jubilaciones, por ejemplo, a la baja.

Los líderes de la coalición gobernante deben configurar un relanzamiento de los objetivos del Gobierno con la mira en el contrato social contraído en 2019. Tienen una ventana de tiempo de 60 días para recuperar terreno.
 

Te puede interesar